IMAGINA…

EL CUENTO DE LA CASA SIN UNA FORMA

RUSC no és més que un col·lectiu d’estudiants com ja sabeu, i avui volem presentar-vos un dels exercicis realitzats aquest curs. Com iniciar un projecte d’una casa? Alguns, amb un conte. Explicar, narrar el somni de la casa, de manera que esdevingui real a les nostres ments, que quan tanquem els ulls, podem visualitzar-lo perfectament. Sí! sense saber realment com és. Per això es titula “La casa sin UNA forma”, perquè té una forma dins la nostra imaginació, única i irrepetible per a cada persona. Llegiu i tanqueu els ulls, imagineu, penseu, projecteu. Somieu!!!!

– Cuéntame cómo es tu casa.

– Mmm… Qué pregunta más difícil… ¿Cómo te explico mi casa para que la entiendas?

– ¡No! No quiero una explicación. Quiero que me la cuentes. Es distinto.

– Quizás… ¿Por qué no empezamos por algo más sencillo?

– De acuerdo. ¿Dónde está tu casa?

– Bien. Empecemos por ahí. Me gusta pensar que mi casa no es un sitio fijo, algo estático, pues nada lo es. Ni las montañas, que tan fijas y colosales  nos parecen, están totalmente quietas. Mi casa tiene algo de camino, de recorrido, de movimiento. De música.

– ¿Pero en algún sitio estará no? Por algo se empieza.

– Sí claro. Se encuentra en la costa y a la vez en la montaña. Alguien dijo que es dónde la montaña se encuentra con el mar. Allí, en esa pendiente agreste, rocosa, entre el verde de los árboles y el azul del mar, anclada en la fuerte roca del monte, se encuentra mi casa.

– ¡Qué bonito! ¿Y por donde se llega a este sitio tan fantástico?

– Pues por un camino. Uno y muchos, de diferentes formas; uno más principal, más ancho; otro sinuoso entre los árboles, casi un sendero; otros, que aún no están marcados… Pero hay algo que me inquieta, y es que si hay un sitio por el que se llega, entendemos implícitamente que acaba algo para que otra cosa empiece; es decir, acaba la calle y empieza la casa. Como te he dicho, quiero que mi casa forme parte de ese camino, que la forma en que llegas a un final sea parte de ese final. Y que no tenga escala. ¡Eso es fantástico! Quiere decir que mi casa fluye, se deshace de su sitio, difumina los límites…

– ¿Hasta dónde?

– ¡Eso es lo mejor! No lo sé. Hasta dónde quiera yo, o tú, o él… Cada persona tendrá uno propio. Me recuerda a la música; las notas suben, suenan, se desvanecen… Vienen y van, libres, al ritmo que les marcamos.

– ¡Pero aún no sé nada de tu casa! No se cómo es… Es alta, baja, grande, pequeña…

– ¡Sí que sabes muchas cosas! No tengas prisa, te estoy contando mi sueño, cómo querías. Mi casa acompaña la fuerte pendiente. Se coloca donde el bosque empieza a difuminarse, a perderse. Ese límite donde hay zonas más y menos densas, donde se forman claros y la luz viene y va. Mi casa se asienta en la montaña, casi parece que salga de ella, aferrada fuertemente. Utiliza pequeñas plataformas, que salvan el desnivel, como el hombre lleva haciéndolo siempre. Mi casa intenta aprender de esa sabia arquitectura tradicional, vernácula, llena de lógica y que se justifica con la experiencia. Mi casa pesa, es fuerte y duradera, pero a la vez liviana y efímera.

– ¿Cómo puede ser eso?

– Muy fácil. Tienes la sensación de masa, de volumen, te da esa sensación. Pero luego miras el monte, tan cercano… ¿No será siempre liviano y efímero todo lo que podamos hacer?

– Visto así…

– Continuo. Mi casa no es compacta, se organiza en pequeñas partes que hacen un todo. ¡No tendría sentido con la idea de recorrido un bloque denso i compacto! Las diferentes partes y sus conexiones forman este todo. Desde mi casa puedo ver el mar… Y de muchas formas. Lo veo, inmenso i solitario, pero también con sus puertos y playas. Veo como la montaña rocosa llega al mar… ¡Y veo la montaña! Esa doble mirada tan fantástica que nos ofrece el sitio.

– ¿Y cómo es por dentro tu casa?

– Es cálida, agradable. Y no es obvia, nada aburrida.

– ¿Cómo una casa puede ser aburrida?

– Si cuando entras ya percibes la totalidad del espacio, entiendes toda la casa, entonces no hay nada que descubrir, ninguna sorpresa esperando a ser encontrada. Mi casa no debe ser así. ¡Hay que recorrerla, descubrirla! ¿Cómo no iba a serlo? Descubrir los espacios, los rincones, las vistas… ¡Qué fabuloso camino que se extiende por todos los sitios, por todo el monte! Mi casa es música. ¿No lo ves? Todo lo que te he contado es música. Piénsalo bien…  Ahora cierra los ojos… Eso que ves es mi casa.

2 pensaments sobre “IMAGINA…

  1. ¡¡Impresionante!! Un cuento muy sugerente e inteligente. El diálogo siempre es una buena manera de presentar una idea compleja (ya Platón lo demostró hace más de 2.000 años). Yo quiero una casa como ésta 😉

    M'agrada

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s